Desde el suburbio: Golondrinas

Por Roberto Frangella, el arquitecto descalzo

En las noches suburbanas, vemos pasar de ida y de vuelta los aviones de aerolíneas que buscan y traen las vacunas desde Moscú. Mi Papá me cuenta que se parecen a las golondrinas viajeras. Él dice que las golondrinas viajan desde el hemisferio norte al sur, cada año, muchos días de viaje y muchos kilómetros recorridos. Son los pájaros más viajeros y él dice que estos aviones son unos pájaros modernos incansables, viajeros generosos, que viajan 30 horas de ida y 30 horas de vuelta, sin descanso, trayéndonos las vacunas que hacen en Rusia.

Son las nuevas golondrinas que traen la salud. Vuelan en silencio y saben que les hacen un bien a los argentinos, sin quejarse de su esfuerzo. Lo hacen por el bien de todos. Hay muchos de estos pájaros en la Pandemia, que cuidan y ayudan. Mi papá dice que es la otra cara de esta triste situación que es sufrir una pandemia. A muchos les han crecido alas, se han convertido en pájaros o ángeles. Los seres con alas están más cerca del cielo, dice mi papá. Las alas solo las tienen los que son buenos y piensan en los demás antes que en ellos mismos y algunos de ellos hasta dan su vida con tal de salvar otra. Si los pájaros con sus alas saben de las alturas, desde allí observan la tierra y comprenden que se ven muy pequeñas las glorias que aquí abajo se persiguen.

Deja un comentario